Crédito hipotecario para autos a gas

A la hora de elegir un vehículo, ya no solo es posible escoger una marca, sino que también se puede seleccionar el sistema de combustible que se desea usar. Entre los sistemas innovadores esta el del gas natural.

Al obtener un crédito hipotecario para autos a gas, se busca un automóvil que sea de gran economía, y que funcione de forma eficiente y segura. El sistema

El sistema de gas natural es un procedimiento alterno de combustible que se obtiene a través de una mezcla de hidrocarburos gaseosos (especialmente gas metano) bajo condiciones normales de temperatura y presión.

Este gas debe estar seco y comprimirse de forma correcta para luego ser empleado como combustible, en vehículos de combustión interna, similares a los carros que usan gasolina o diesel.

Créditos hipotecarios para autos a gas. Algunos requisitos

Al momento de emprender un crédito hipotecario para autos a gas, se debe tener una buena posición en el sistema financiero, una edad comprendida entre 25 y 65 años, copia del documento de la identificación del titular, copia de licencia de conducir.

También debe llevar una copia de recibo de luz, agua o teléfono, fotocopia de la partida de matrimonio (de ser necesario), copia de título de registro público. Además, copia del autoevalúo, contrato de propiedad y /o adjudicación de lote.

En caso de que no se cuente con una casa o local propio, es necesario tener un aval que cumpla con las siguientes características: edad entre 25 y 74 años; sustentar ingresos netos mensuales como dependiente o independiente suficientes para avalar el pago de cuotas

Al emprender un crédito hipotecario para autos a gas puede obtener un vehículo nuevo, con financiamiento de la unidad, lo que permite acceder a un auto con 30 % menos costoso. En países con restricción de no circular ciertos días no aplica para estos pues no usan gasolina.

Créditos hipotecarios para autos a gas. Ventajas de su uso

El uso del gas natural como combustible del automóvil trae beneficios para el mismo auto y para el ambiente:

El gas natural es de bajo costo de producción, ofreciendo buenos precios, favorables a los consumidores, mejores en relación al uso de gasolina. Bajo condiciones óptimas de funcionamiento, el sistema a gas reduce los costos de mantenimiento del vehículo.

Esto ayuda a que se alargue la vida del aceite y del sistema de bujías y de escape. Al ser más ligero que el aire, se disminuye el riesgo en caso de acumulaciones, como puede ocurrir con los combustibles líquidos.

Al encenderse, el sistema emplea una temperatura de ignición superior a la usada con los combustibles líquidos, reduciendo el riesgo de inflamación. Además, este sistema a gas consta de piezas de alta resistencia mecánica.

Créditos hipotecarios para autos a gas. Como funciona el auto

Gran parte de vehículos posee un sistema doble, con gasolina y gas, el cual se selecciona por medio de un interruptor que permite pasar de un sistema a otro. Por medio de unas luces indicadoras que proporcionan la información del nivel del gas almacenado.

Algunos componentes del sistema de gas natural vehicular son: cilindro de almacenamiento, tubería de alta presión, válvula de cierre de cilindro, válvula de carga y cierre de emergencia, electro válvula de corte de combustible, reductor de presión, unidad; unidad ECU (Engine control Unit).

Otras partes son: riel de inyectores de gas, tubería de baja presión y el interruptor selector de combustible.

Para abastecer la unidad de gas natural, se debe dirigir el conductor a las estaciones de servicio señaladas con el emblema de Gas Natural Vehicular (GNV) a lo largo del cada país. Deben realizarse los siguientes pasos: apaga el motor, las luces y todo aparato eléctrico.

Se debe apagar el celular. Solo debe abastecer el personal calificado; la carga no debe exceder los 200bar. Hay que certificar de que la válvula de carga posea la tapa de protección. El Mantenimiento del Sistema solo debe llevarse e a cabo por personal autorizado.

En cuestiones de seguridad, al realizar reparaciones con soldadura, si se realizan a menos de un metro de distancia, es preferible retirar y aislar el tanque de gas de la fuente de calor para evitar accidentes laborales.

Para otras reparaciones en equipos no relacionados con el sistema de gas natural vehicular, se debe finalizar el suministro de gas natural previo a iniciar el trabajo. Para ello se debe cerrar las válvulas, poniendo en funcionamiento el motor hasta que se detenga.

Se consume el gas como combustible; si el auto se encuentra inoperativo, cada válvula debe permanecer cerrada. Hechas las reparaciones, hay que llevar al vehículo hasta el taller autorizado para su inspección final.

Se debe tener cuidado de que el vehículo no presente ningún desajuste, para así verificar el funcionamiento perfecto de los componentes del sistema.

Deja un comentario